Fructosa, un tipo de azúcar que deben conocer quienes sufren diabetes | Farmacia Guatemala

Fructosa, un tipo de azúcar que deben conocer quienes sufren diabetes

#Azucar #Diabetes #Dieta

Fructosa, un tipo de azúcar que deben conocer quienes sufren diabetes


Lo que debes recordar de este articulo 

  • La fructosa puede metabolizarse en el cuerpo sin la intervención de la insulina, facilitando la obtención de energía por azúcar para personas con diabetes. 

  • En exceso, la fructosa puede incrementar la resistencia del cuerpo a la insulina y aumentar el riesgo de hipertensión

Para las personas que viven con diabetes, estar pendientes del azúcar que consumen es algo normal. Cuando la glucosa nos puede presentar problemas, otro tipo de azucar puede ayudarnos. Una alternativa es la fructosa, pero ¿qué tan buena es la opción?  

La diabetes, según nos explica la FDA (Food & Drug Adminitration) es una enfermedad en la que se dificulta procesar la glucosa como fuente de energía, ya sea porque el cuerpo no produce suficiente insulina para metabolizarla o porque hay cierta resistencia a ella. Esto hace que la glucosa se acumule en la sangre, derivando en problemas de salud más graves, como afecciones cardiacas, ceguera, insuficiencia renal, entre otros.  


Aunque la glucosa sea el azúcar principal del que obtenemos energía, no es el único. La fructosa es un tipo de azúcar presente en frutas, vegetales y miel.  


Una opción beneficiosa 

El principal beneficio de la fructosa frente a la glucosa para personas con diabetes es que no necesita insulina. De acuerdo a un artículo de revisión llamado Efectos benéficos y deletéreos del consumo de fructosa, el proceso para la absorción a nivel celular de este tipo de azúcar es directo y no necesita de la hormona.  


Esto significa que, aun si no se produce suficiente insulina o no se procesa bien, se absorberá azúcar y se obtendrá energía a nivel celular. Además, según el mismo estudio, la fructosa incluso ayuda a que los niveles de glucosa en la sangre bajen. 

Sin embargo... 

Claro, el consumo en exceso puede resultar dañino. A largo plazo y en exceso la fructosa puede incrementar la resistencia del cuerpo a la insulina, agravando los efectos de la diabetes. Esto lo confirma el mismo artículo ya citado. 

Además, puede aumentar el riesgo para las personas diabéticas de sufrir hipertensión. Esto de acuerdo a un estudio llamado Dieta moderadamente enriquecida con fructosa causa hipertensión por sensibilidad a la sal. La razón es que una dieta rica en fructosa aumenta la absorción de sal en el intestino, incrementando así el riesgo de hipertensión.  


Sin embargo, estos efectos adversos tienen algo en común muy importante, se refieren a un consumo excesivo. En un estudio de 2016 llamado Controversias sobre azucares, se explica que la fructosa no tiene ningún efecto negativo para una persona con diabetes si se consume de forma natural, es decir, directamente de frutas, verduras y miel.  


El problema se da cuando la fructosa es azúcar añadida en alimentos procesados en forma de jarabe de maiz. Según indica el estudio, el jarabe de maíz es casi en su totalidad fructosa y se utiliza en muchos alimentos procesados, especialmente bebidas dulces y cereales. Es mediante el consumo regular de estos alimentos que se dan los efectos negativos.  

Así que ya lo saben, para obtener los beneficios que la fructosa ofrece a una persona diabética, lo único que tenemos que hacer es añadir más frutas y verduras a nuestra dieta y disminuir el consumo de alimentos con azucares añadidos, en especial el jarabe de maíz.

You can compare max 4 products.