Qué tan segura es para tu salud la famosa copa menstrual | Farmacia Guatemala

Qué tan segura es para tu salud la famosa copa menstrual

#Copa Menstrual #Menstruación #Salud Femenina

Qué tan segura es para tu salud la famosa copa menstrual


Lo que debes recordar de este artículo
   1. La copa menstrual es una alternativa más económica y ecológica respecto a las toallas sanitarias y los tampones.
   2. Presenta menos complicaciones de salud respecto a otros métodos para controlar el flujo menstrual. 
   3. Las complicaciones para la salud que se puedan dar derivan de colocaciones o manejos inadecuados más que por
       la copa misma.


Cada vez más va entrando en el imaginario colectivo la copa menstrual como una alternativa reutilizable a los tampones y toallas sanitarias. Se dice que los beneficios son muchos y las desventajas pocas en incluso nulas. Pero ¿realmente es segura? 

Las copas menstruales son un producto de higiene femenina que se utiliza para recolectar el flujo menstrual y suelen estar hechas de silicón de grado médico. En los últimos años ha empezado a discutir cada vez más su utilización como una alternativa a las toallitas sanitarias y los tampones.
 

Las ventajas que se enlistan como razones para utilizarlas suelen ser muchas, pero se enfocan en dos aspectos fundamentales:

  • Al ser reutilizables, son ecológicamente responsables.

  • Eso mismo las hace económicamente eficientes.

Suenan como una muy buena opción, ¿no?   
 

Pero ¿son seguras? 

De acuerdo a un estudio llamado Examinando la seguridad de la copa menstrual, no hay evidencia que indique que la copa menstrual presente algún riesgo para la salud, exceptuando reacciones alérgicas al material. La investigación, realizada en adolescentes, no encontró ningún caso en que el uso provocara algún inconveniente para la salud. 

Incluso se menciona que tiene un menor riesgo de provocar síndrome de shock tóxico, una complicación de infecciones bacterianas, en comparación con los tampones. El sitio médico WebMd soporta esta afirmación, añadiendo que en comparación al a toallas sanitarias no provoca ningún tipo de irritación por roce.

Eso no significa que no exista ningún riesgo, aunque son derivados de un mal manejo o mala colocación y no por la copa en sí. Los fabricantes de Mooncup señalan en su sitio web que, si la copa no se limpia bien y con agua completamente potable, puede introducir bacterias al canal vaginal, que a su vez pueden provocar infecciones. Estas infecciones podrían derivar incluso en un síndrome de shock tóxico. Aun así, el material de la copa es menos favorable a las bacterias que los tampones y la solución es sencilla: esterilizar la copa con agua caliente antes de cada uso. 

Un artículo llamado ¿Es la copa menstrual inofensiva? hace un estudio de caso de una usuaria regular de la copa que presentó cólicos renales. La dolencia se debió a una colocación incorrecta que provocó una presión en la uretra que causó el cólico.    

En los pocos casos en que se ha documentado inconvenientes para la salud, estos siempre están relacionados con un manejo o manipulación inadecuada más que por la copa misma y son completamente prevenibles con algo de practica y ciertos cuidados.

Entonces, ¿por qué se usan tan poco? 

Las copas menstruales no son un invento nuevo, de una forma u otra han existido al menos desde 1930, según datos del Museum of Menstruation and Womens Helath. Aunque se discute su uso cada vez más, aún dista de ser una opción popular. En Estados Unidos, por ejemplo, apenas entre el 2 % y 3 % de mujeres lo utilizan, según un artículo publicado en la revista Pacific Standar llamado ¿Por qué ha tomado tanto a la copa menstrual ser tendencia? 

Esto puede deberse a que los problemas de salud que puede presentar se dan generalmente por una colocación inadecuada, lo cual puede suceder con mucha más frecuencia en las primeras veces que se usa. Esto podría provocar una mala primera experiencia y un desencanto por la copa menstrual.  

Otra razón que cita el artículo de la Pacific Standar es la forma en que se aplica. El nivel de manipulación del área genital que implica su colocación y su extracción es mayor que incluso con los tampones y puede incomodar a muchas mujeres, especialmente ante la posibilidad de entrar en contacto directo con la sangre menstrual. 

Al final, lo más importante es preguntarte ¿la usarías?

You can compare max 4 products.